La capacitación como mecanismo de adaptación a las perturbaciones. ¿Qué estás haciendo vos?

La capacitación como mecanismo de adaptación a las perturbaciones. ¿Qué estás haciendo vos?

En abril de 2020 nos preguntábamos cual iba a ser el impacto del Covid en los Agronegocios. Sabíamos que la compleja red que atraviesa la producción, la industria, la logística y los servicios iba a ser fundamental en ser el amortiguador para que la caída en la economía y el golpe social no fuese tan violenta.

Dentro de las malas noticias, podemos decir hoy, que las proyecciones para la cosecha de granos 20/21 se ubican nuevamente por encima de los 100 millones de toneladas. La movilización de este volumen generará al menos 3 millones de viajes de camiones ida y vuelta, 295 millones de litros de gas oil, 320 mil cambios de neumáticos y 32 mil camioneros gastando 110 millones de dólares en comida, interesante ejemplo para visualizar el entramado económico y social en nuestro país.

Si bien pareciera cierta “normalidad” de los Agronegocios, en función de las cantidades de granos, carnes, frutas, etc., producidas frente al Covid 19, claramente el gran cambio en los últimos meses esta relacionado a los “nuevos” procesos.

Implementación de protocolos, que aseguren la “calidad” de lo producido y de las personas involucradas, la mayor velocidad en la incorporación de nuevas tecnologías, la creciente relevancia de las comunicaciones “modernas”, los disruptivos y novedosos liderazgos en las organizaciones, la redefinición de los puestos de trabajo y por ende los “nuevos” perfiles profesionales y laborales aparecen como condiciones necesarias para cumplir con la cambiante necesidad de los clientes.

Lejos estamos aun de poder asegurar o al menos minimizar la incertidumbre de lo que está por venir. Si bien China pareciera retomar los parámetros de crecimiento ex ante de la pandemia, y Estados Unidos incorpora miles de nuevos puestos de trabajo mes a mes , todavía estamos obligados a ir “orejeando como en el truco” los impactos del Coronavirus en la economía mundial, y particularmente en la muy golpeada economía Argentina.

Aun hoy quedan pendientes en todo el mundo, a la luz de la vuelta de una economía real de crecimiento, seguir de cerca los cambios en las demandas de alimentos, el progreso en las exigencias físicas y sanitarios en las operaciones logísticas, la gobernanza política y la gestión de la crisis instalada.

Los cambios en los hábitos de consumo, la demanda de productos alimenticios con origen, calidad y seguridad alimentaria certificados, el uso de e-commerce y delivery, la mayor proximidad al consumidor, y la retracción de ciertos consumos de productos y servicios, son algunos de los drivers a seguir de cerca.  A esto se le sumará la necesidad de establecer transacciones más coordinadas entre distintos actores que abastecen y dan servicio en las cadenas globales agroalimentarias.

Para ello necesitamos organizaciones que pueden repensar su razón de ser. Poder adaptarse rápidamente a cambios cada vez más recurrentes y de mayor impacto.  Talentos humanos con liderazgos no tradicionales, cambio en los hábitos del pasado por nuevos adecuados a la situación, establecer objetivos y procesos compartidos, son algunas de las claves para el nuevo mundo de los negocios.

Prof. Mag. Sebastián Senesi

Director

Programa de Agronegocios

y Alimentos FAUBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *