Entrevista a Margelit Silvera Herrera

  • Breve presentación personal

Margelit Silvera Herrera es peruana, natural del Distrito de Pichari, Provincia de La Convención, Región Cuzco. Es Ingeniera Agroindustrial de la UNAMBA – Apurimac y tiene 26 años. Proviene de una familia de agricultores dedicados a la producción de cacao orgánico en el Distrito de Pichari. Margelit se desempeñó en el área formuladora de la Municipalidad Distrital de Pichari durante 3 años lo que le permitió conocer en más en detalle los problemas respecto al acceso de los mercados que tienen los agricultores de esa zona. Dicho conocimiento la motivó a insumirse en el camino de los agronegocios. Se define como una profesional joven con mucha ambición de enriquecerse de conocimientos referentes al sector. El interés principal que la motiva es poner en práctica dichos conocimientos y emprender en este sector. Es consciente que para lograrlo y, ser competitiva, hay que conocer desde la coordinación de transacción con los autores que intervienen en el sistema, el tema de gestión, el área comercial, marketing, estrategias, evaluar costos y presupuestos, análisis organizacional, el valor de los recursos humanos, etc.

Margelit se entusiasma cuando proyecta su futuro: “estoy muy segura que cuando culmine la maestría aplicará dichas experiencias y lo compartiré con los productores y profesionales dentro de mi  ámbito social”.

  • ¿Por qué te interesaste en los Agronegocios? ¿Por qué te decidiste hacer la Maestría con nosotros?

El interés por los agronegocios surgió cuando terminé la carrera de pregrado y regresé a Pichari, donde la mayoría de la población tiene como principal actividad económica la agricultura, en la que se dedican a la producción de cacao, café, plátano, yuca, generalmente para autoconsumo y para el mercado local. En muy pocas oportunidades sacan al mercado nacional.

 Sin embargo, no todos los productores conocen la gestión o la forma de poder vender u ofertar sus productos a un buen precio y puedan realizar así la exportación. Dado esa coyuntura y las ganas de querer conocer y profundizar mis conocimientos con mira de mejorar mi posición personal y profesional para poder aprovechar y dar soporte a mi familia que se ha dedicado hace muchos años atrás a la agricultura y, hasta ahora lo siguen haciendo, y sobre todo apoyar a la gente de mi distrito. Es por ello que postulé a una beca que ofrecía el estado peruano a través del PNIA (Programa Nacional de Innovación Agraria)  donde tuve la oportunidad de cursar un diplomado en el tema de “Innovación para el crecimiento productivo y competitividad de los Agronegocios”. Al mismo tiempo sentí que habíamos tocado solamente lo básico de la materia. Me quedo tan corto porque la materia se dicta en poco tiempo y me quedé con esa sensación de querer aprender aún más y eso es lo que me motivó a optar por la maestría. Busque en Google y vi que la Universidad de Buenos Aires es una de las mejores universidades de Argentina y que se destaca muy bien a nivel de América Latina  eso me motivó a llevar la maestría con vosotros para poder profundizar los temas en dicho sector y conocer el desempeño del mercado nacional e internacional, las principales inversiones y, el análisis de la competencia mundial, que me ayude a mí a aprovechar las oportunidades para el agro en mi país y de esta forma ganar mayor competitividad ya que los agronegocios están asociados a la creación del valor y que el cliente valora ese diferencial y sea una ventaja comparativa.

  • En esta pandemia global donde nos obligo a todos a cambiar, ¿Qué te parece la modalidad virtual de la carrera? ¿Qué aprendizajes nuevos o que antes estaban ocultos crees que trajo estos nuevos tiempos virtuales y de distanciamiento social?

Con esta pandemia global que nos obliga a quedarnos en casa para cuidar nuestra salud estoy segura que, así como yo, hay personas que están confinados en casa estudiando, pues ha traído consigo oportunidades únicas como es la educación virtual, a la que tuve que adaptarme para poder ser consciente y responsable de mi propio aprendizaje.

Es la primera vez que llevo cursos de manera virtual. Al principio me costaba un poco adaptarme a esta modalidad, sin embargo en el transcurso que fuimos avanzando con la maestría, me di cuenta de los valores agregados que ofrecía esta modalidad pues una clase virtual ofrece, a diferencia de una casa tradicional presencial, por ejemplo no tener que desplazarme de salón de estudios, el poder comentar a través del audio y vídeo, e incluso hacer comentarios entre nosotros en clases virtuales, a trabajar en grupos de trabajo con discusión virtual sobre un determinado tema a través de redes sociales, Google meet, whatsapp, Gmail, etcétera, y sobre todo la retroalimentación de las clases grabadas que puedo ir yo viendo a mi ritmo ya que pues si no logro entender algo podría darle play a la clase grabada y volver a escucharla. Sobre todo un tutor personalizado que en este caso es Sebastián Senesi porque siempre está presto para escuchar mis inquietudes, alguna duda, y brindar el apoyo que requiero, lo que ha enriquecido la modalidad de estudio.

En estos últimos tiempos llevando la maestría pues he aprendido a usar mi tiempo de manera oportuna y sobre todo de manera efectiva. Lo que son las redes sociales por ejemplo, para enriquecer algunos temas, en los que sobre todo tengo dificultades, así como también aprendí a trabajar en equipo, discutir algunos temas de trabajo con mis compañeros a través de la comunicación virtual y, si bien con esta situación de distanciamiento social, y no poder reunirnos presencialmente, la presión de los docentes y del grupo que son exigentes, vuelve la entrega de los trabajos cada vez más críticas, más innovadoras y mejor presentadas, entonces es lo que enriquece de esta manera mis habilidades digitales. Soy consciente que estamos en una era de transformación digital en la que tenemos que adaptarnos para poder ser competitivos.

 

  • Es difícil en estos contextos actuales llevar a la práctica de modo inmediato herramientas vistas en nuestras clases, más que nada porque la práctica en sí misma está cambiando, en este contexto de pleno cambio, ¿Que está aportando la Maestría que pueda mejorar tu vida profesional en el corto, mediano o largo plazo?

En el corto plazo he notado que la Maestría me ha ayudado a ser más práctica y creativa, pues las evaluaciones y trabajos que los docentes nos deja referente a casos relacionados netamente con los agronegocios son de lectura crítica y pues tengo que presentar sobrescritos y eso me obliga a investigar, a ser más crítica de alguna forma, por lo que estoy aprendiendo-haciendo lo que enriquece mi formación profesional. Sé que esas lecciones y experiencias que los docentes nos transmiten a través de las clases virtuales que además, son cada vez más interactivas y participativas, serán a largo plazo un valor añadido a mi carrera profesional pues me están preparando para adaptarme a cambios y a perturbaciones de manera más efectiva y aprovechar estas oportunidades, pues América Latina somos conscientes de que es un país mega diverso y cumple con condiciones naturales para poder abastecer de alimentos a países emergentes y desarrollados, y pues hay estrategias que tenemos que ir viendo, cómo focalizarlas como profesionales relacionados al sector de los agronegocios , así como analizar y elegir pues la mejor estructura de gobernanza que hemos ido viendo; que minimice los costos de transacción de forma coordinada tanto entre los sectores que actúan dentro del sistema pues con ello también cambiaría la forma de adquisición de los bienes y servicios  así como también está cambiando lo que son los hábitos de consumo, la demanda de los productos alimentarios que son cada vez más exigentes, nos exigen el tema del origen, calidad, trazabilidad, el uso del e-commerce y diversos factores que con éste cambio que estamos viviendo actualmente, pues soy consciente que el mundo de ayer en donde estábamos todos y ocupábamos un lugar, era firme, inalterable pero esto va a cambiar y va a cambiar para siempre y hay que estar preparados para poder responder.

 

  • ¿Qué expectativas tenés para lo que viene? Para el mundo y para el sector de los agronegocios

El mundo entero se ha paralizado y con ello ha paralizado lo que es toda la economía causa de esta pandemia, ha castigado duramente el PBI mundial, se han notado descensos de la economía y con ello ha bajado la producción tanto de bienes como servicios principalmente en países con deuda externa que tienen déficit fiscal, inflación, hay altas tasas de desempleo, etc. Estoy segura que con toda esta situación, la esperanza que se tiene ahora es en los alimentos porque ahorita es la clave, es el oro verde para poder recuperar este sector de los agronegocios, ya que pues la comida como consumidores que somos es lo último que dejamos de demandar entonces pues ahí hay una oportunidad que hay que aprovechar y que pues vamos a estar prestos ahora a la demanda internacional de alimentos. Así que ello va a depender del Gobierno de cada país que inviertan en el sector agrario, en el sector agroindustrial para que podamos estar preparados ante  estaincertidumbre. No sabemos cómo va a terminar esto de la pandemia pero hay que estar preparados y pues ahorita el mejor aliado que tenemos y la mejor inversión que podemos hacer es en el sector agro.

Gracias Margelit Silvera Herrera por confiar en la Maestría en Agronegocios de la UBA y por regalarnos tu tiempo para ésta entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *